EL CHIRRE Ó PERRO.
EL CHIRRE Ó PERRO.
Información sobre el Perro Majorero.
Recopilación de datos.
Acuerdos del Cabildo de Fuerteventura.
EL CHIRRE Ó PERRO.
La "S.P.B.".
A.C.P.M.
Patrón racial.
Las apañadas.
Longevidad.
Morfología básica del Perro Majorero.
La cabeza.
Las orejas.
El Manto.
Las anillas.
Contenido.
Imagen
Documento escrito por Juan Bethencourt Alfonso.

(En ningún momento queremos referirnos al Perro Majorero como Chirre, y sólo incluimos este documento por formar parte de la Historia canina escrita en las Islas Canarias).
   
 



Juan Bethencourt Alfonso (1847-1913):

Médico tinerfeño, fundador del Gabinete Científico de Santa Cruz de Tenerife.
   
 
Mantuvo correspondencia con Darwin y Tylor, dejando una gran obra aunque en su mayor parte aún no ha sido editada.

Dona las primeras colecciones de restos aborígenes al Museo Arqueológico.
     
   
En el volumen I de la edición facsímil publicada por Editorial Globo "Agricultura, ganadería y peletería" podemos leer un antiguo patrón racial del "Chirre" escrito por este estudioso de la Cultura y Naturaleza Canaria.




"El Chirre ó perro".
     
   


Además de la cabra, oveja y cerdo, tenían los guanches el chirre ó perro.

Era pequeño, como de 1/2 vara de alto, basto, traleado, por lo común bermejo y muchos acollarados o con manchas blancas por el pescuezo,
     
   
de hocico grueso, ojo redondo y chico, oreja corta con la punta doblada relativamente, largo de vara, rabo largo, peludo, algo levantado con media vuelta arriba.

Cabos pequeños; mandíbulas fuertes, osado, feroz y sanguinario; de escasa velocidad, inteligente, cariñoso y obediente al amo, le reconocía más por el olfato y voz que por la vista.
     
   
Muy ladradores, algunos eran traicioneros; irascibles y hacían presa, especialmente los viejos.

Los utilizaban para el ganado.

Según tradición, en Santa Úrsula fueron embestidos los españoles por crecido número de estos perrillos furiosos.


Con los cruzamientos posteriores a la conquista se ha modificado la raza, que ya escasea. En particular en los campos reservan el apelativo de chirre a estos perrillos y no lo aplican a otros aunque sean pequeños.