Recopilación de datos.
Recopilación de datos.
Información sobre el Perro Majorero.
Recopilación de datos.
Acuerdos del Cabildo de Fuerteventura.
EL CHIRRE Ó PERRO.
La "S.P.B.".
A.C.P.M.
Patrón racial.
Las apañadas.
Longevidad.
Morfología básica del Perro Majorero.
La cabeza.
Las orejas.
El Manto.
Las anillas.
Contenido.
Imagen
Perro en bronce de la ciudad romana de Volubilis (Marruecos)S.I-II d.C.,fecha en que Juba II gobernaba la ciudad.

-En esta recopilación de datos,podemos encontrar lo que se ha escrito sobre perros en Fuerteventura y en otras islas del archipiélago, a través de todas las épocas, escritos por varios autores,figurando datos bibliográficos y textos donde se hace referencia a perros.
   
 
1) Juba II (52 a.C. - 23 d.C.): Escribió un libro relatando un viaje a las Islas Canarias mencionando el hallazgo de una raza de perros( año 20 a.C. aproximadamente).



2) Plinio el Viejo, "Cayo Plinio" (29-79 d.C.): Redacta una Historia Natural, tomando apuntes del libro que escribió Juba II.
-Plinio, Naturalis Historia VI,37.
"Iuba de Fortunatis ita inquisivit: sub meridem quoque positas esse prope occasum, a Purpurariis DCXXV p; sic ut CCL supra occasum navigetur, dein per CCCLXXV ortus petatur.Primam vocari Ombrion, nullis aedificiorum vestigiis; habere in motibus stagnum, arbores similes ferulae, ex quibus aqua exprimatur e nigris amara, ex candidioribus potui iucunda.
Alteran insulam Iunoniam appellari; in ea aediculam esse tantum lapide exstructam. Ab ea in vicino eodem nomine minorem, deinde Caprariam, Lacertis, grandibus refertan. In conspectu earon esse Ninguariam, cuae hoc nomen acceperit a perpetua nive, nebulosam.
Proximam ei Canariam vocari a multitudine canum ingentis magnitudinis ex quibus perducti sunt Iubae duo; apparentque ibi vestigia aedificiorum. Cum omnes auten copia pomorum et avium omnis generis abundent, hanc et palmetis caryotas ferntibus ac nuce pinea abundare; esse copiam et mellis, papyrum, quoque et siluros in amnibus gigni. Infestari eas belvis, quae expellantur adsidue, putrescentibus."

-La traducción de este texto latino ha sido afrontada por V. Bejarano (1987): Hispania Antigua según Pomponio Mela, Plinio el Viejo y Claudio Ptolomeo, Barcelona:

" Juba averigüó sobre Las Afortunadas lo siguiente: que también están situadas bajo el Mediodía cerca del Ocaso a 625.000 pasos de Las Purpurarias, de suerte que hay que navegar por encima del Ocaso 250.000 pasos y a continuación se busca el Orto durante 375.000 pasos; que la primera, sin rastro alguno de edificios se llama "Ombrion"; que tiene entre los montes un pantano artificial y unos árboles parecidos a la cañaheja de los que se obiene agua exprimiéndolos, de los negros amarga y de los más blancos agradable de beber; que la segunda isla se llama "Junonia" y en ella hay un templecillo construído únicamente con una sola piedra; que muy cerca está la isla menor del mismo nombre y a continuación viene "Capraria" plagada de lagartos; que a la vista de ellas está "Ninguaria" que ha recibido este nombre de sus nieves perpetuas cubiertas de nubes, que la más cercana a ésta se llama "Canaria" por la cantidad de canes de enorme tamaño, de los cuales se trajeron dos a Juba; que en ella aparecen vestigios de edificaciones; que si bien todas abundan en cantidad de frutas y de aves de toda clase, ésta asimismo abunda en palmeras productoras de dátiles y en piñas piñoneras; que hay también abundancia de miel y que se cría también el papiro y esturiones en los ríos; que estas islas están infestadas de animales marinos en putrefacción, que arroja a tierra contínuamente la marea."


-José Juan Jiménez González (2.005) "Canarii. La génesis de los canarios desde el Mundo Antiguo": La clave de la polémica suscitada por el texto estriba en confirmar o desestimar la existencia de esa cantidad de perros de enorme tamaño en la isla, la presencia de edificaciones abandonadas cuya presunta autoría ha estado también en discusión, asi como aclarar, aceptar o descartar la ascendencia tribal indígena del término Canaria.
En el primer caso, debemos volver al genitivo plural latino canum, de canis-canis, empleado por Plinio tras consultar y traducir el texto escrito en griego por Juba.
[...].
La traslación literal más habitual para ambas voces ha sido, efectivamente, "perro" (en plural en el texto de Plinio), [...].
En lengua griega antigua la palabra denota -entre otros- los siguientes significados: perro, perro pastor, perro guardián y podenco [...].
En latín la palabra cuenta -entre otras- con las siguientes significaciones: literalmente perro; perro-lobo; [...].



3) Bontier y Le Verrier fueron dos monjes normandos venidos con Jean de Bethencourt y Gadifer de La Salle, escribieron crónicas de la conquista de Las Islas hoy conocidas como " Le Canarien ", existiendo la versión (B) de Bethencourt y la (G) de Gadifer de La Salle, siendo algunos detalles diferentes en ambas:
[...] perros salvajes que parecen lobos pero que son pequeños.

"Y tenían perros con ellos (los franceses) que iban entreteniéndose a lo largo de la isla (Fuerteventura 1.404).



4) Fray Juan Abreu Galindo (1.535-1.6??)escribe el libro "Conquista de las siete islas de Gran Canaria" publicado en 1.632:
"El demonio en forma de perro muy grande y lanudo... que llamaba Tibicena".
"A estos palmeros se les aparecía el demonio en forma de perro lanudo y llamábanolo Iruene".
[...] ni menos es verdadera la opinión de los que dicen que comían como canes porque los naturales desta isla, lo que comían era asado y cocido, y tenían fuego, y su comer era común como las otras gentes en la cantidad; aunque no dejo de conceder que alguno tuviese apetito canino, como en otras partes fuera de Canarias [...].
"Otra yerba hay también en esta isla en gran abundancia, que se llama en latín canaria, que es a manera de trigo cuando está en berza pequeño, que en Castilla se llama triguera, la cual comen los perros en primavera para purgarse con ella. Los caballos cuando los echan a comer verde en los prados procuren no haya de esta hierba porque les cría mucha sangre y los ahoga y mata. Y por la gran abundancia que hay de esta yerba pudo llamarse Canaria".
"Hay en ella (Fuerteventura) más de 4.000 camellos, y grandísimo número de asnos salvajes. El año de 1.591 se mandó hacer una montería, por el mucho daño que hacían en la tierra, con muchos lebreles, y con mucha gente de a caballo, y la tierra apellidada; y mataron más de 1.500 asnos, que fueron manjar de cuervos y guirres, de que hay mucha abundancia en estas islas."



5) Antonio de Viana (1.578-1.6??), escribe "Conquista de Tenerife un gran poema épico":
"Hay otras tantas varias opiniones sobre el antiguo nombre de Canarias: unos afirman ser por muchos canes que en Gran Canaria hasta hoy se crían".



6) Fray Alonso de Espinosa (1.543-????) llega a Canarias hacia 1.580 y escribe "Del origen y milagros de Nuestra Señora de Candelaria":
"estos perros eran unos zatos o gozques pequeños, que llamaban cancha, que los naturales criaban".



7) Tomás Arias Marín de Cubas (1.643-1.704) escribió "Historia de las siete Islas Canarias" en 1.694:
"Perro (en Tenerife): Cancha."
"(en Gran Canaria) llamaban Tibicenas las apariciones del demonio, que muchas y frecuentes veces, de día y de noche, se aparecía en forma de perro lanudo, y otras de ave, como pava, gallina con pollos, becerro, etc. Adorábanle en muchos sitios sagrados y venerados, así montes, cuevas, bosques, casas, riscos y juraban por él, muy solemnemente (...)" "(en Tenerife) en sus sacrificios se les aparecía el demonio en varias apariencias, y lo ordinario en la de perro grande y lleno todo de lana, llamaban cancha y guacancha."
"las tierras para sembrar eran concejiles que todos los años se repartían, daban de todos frutos, que fueron cebada de dos géneros, habas, yeros blancos, chícharos, cabras, puercos, ovejas sin lana que es otro género de ganado que hay en África, y perros (...)".
"El demonio se les aparecía (a los palmeros) muchas y frecuentes veces en figura de perro grande y lanudo , llamándole Iruene".
"Llegó (Juan de Bethencourt) al Puerto de Rubicón lunes 17 de Febrero de 1.404; fue Mosén Juan bien recibido de todo, así de amigos como enemigos; los naturales hicieron sus recibimientos a su uso arrojándose por el suelo, tendidos de pecho, diéronle quejas de su mal trato y miseria en que se hallaban faltándose al prometido de paz, fueron todos llegando, y Gadifer, llorando de contento le dio beso de paz en el rostro; estaban los franceses tan rotos y desnudos, faltos de todo abrigo que era compasión, y algunas de francia con sus hijos y maridos; bautizáronse algunos niños gentiles y otros cautivos. Salieron a correr la tierra ciertos castellanos con Gadifer, jueves día 20 de Febrero de 1.404; llevaron perros de armas, apresaron con grave dificultad dieciocho naturales y el rey, que con ésta había sido cautivo ocho veces y en ésta viendo la mucha dificultad de poder huir dijo que quería verse con Bethencourt y al verle se tendió de pecho por el suelo, y dijo, con todos los demás, les diesen el bautismo para sí y toda su familia, y el día de Ceniza fueron cristianos; él llamó Luis de Bethencourt, que ellos llaman Betancor, y ha quedado el apellido en estas islas y la reina María Bracamonte y una hija Luisa de Betancor; fue padrino Mosén Juan y el clérigo Le Verrier echó el agua: haciéndose prácticos".
"(...) en Fuerteventura cinco franceses y tres castellanos sus camaradas, sin licencia de Bethencourt se fueron en busca de los enemigos quedando tres á guardar la plaza; guiaron á un pueblo donde estaban encerrados en la Casa del Concejo, los castellanos ajotaron sus dos perros de armas y en breve tiempo acometidos mataron á diez (...)"
8) Antonio Tejera Gaspar en su obra "Los cuatro viajes de Colón y Las Islas Canarias (1.492-1.502)" hace ciertas alusiones a perros en Canarias en un capítulo titulado Perros Bravos:
"En el Segundo Viaje de Colón iban también los primeros perros que llegaron a las Antillas y a los que les suponemos alguna procedencia de las islas Canarias. [...].
[...] debemos proponerlo como hipótesis de trabajo, de modo que las consideraciones hechas sobre la imposibilidad de discernir qué especies de las transportadas a América eran propias de este archilpiélago con anterioridad a la presencia de los europeos, nos obliga a recurrir de nuevo a la documentación etnohistórica, con la seguridad de contrastarla también en el futuro con los análisis oteoarqueológicos de las Antillas.
Está suficientemente comprobada la existencia de perros entre la antigua población canaria a través de los testimonios arqueológicos recuperados en distintos yacimientos de Tenerife y Gran Canaria, que se contrasta con los de las fuentes, como en la Crónica Canaria de A. Sedeño en donde los de ésta isla se describen como de aspecto feroz, de igual modo que en la Lacunense cuando se habla de "perros bravos" [...].
[...]En lo que respecta a sus dimensiones coincide también con las determinaciones anatómicas de F. E. Zeuner hechas sobre algunos cráneos de Guayadeque (Gran Canaria).[...].
"Como todos los animales domésticos conocidos por los aborígenes de las islas Canarias, los perros eran también originarios del Noroeste de África de donde debieron ser traídos, junto con las cabras, ovejas y cerdos".[...].
"Una escultura de un perro en bronce conservada en el Museo Arqueológico de Rabat (Marruecos), procedente de las excavaciones de la ciudad romana de Volubilis posee algunas características que recuerdan en su aspecto algunos de los rasgos de los perros canarios actuales, como los majoreros de Fuerteventura, con los que parece tener un parentesco bien patente. Se trata de la representación de un animal en actitud desafiante que fue encontrado en el interior de una casa, por lo que ha recibido su nombre, el de "La Casa del Perro", y puede fecharse hacia fines del S.I-II d.C, cuando esta ciudad Marroquí, de la que fue gobernador Iuba II de Mauritania, tan vinculado por cierto con la historia liminar de Canarias, había alcanzado su gran desarrollo y esplendor".[...].
"Los perros llevados a la Española en el Segundo Viaje figuran en las crónicas con la denominación de lebreles, y hasta un número de 10 o de 20 se citan en varias ocasiones,ya que junto a los caballos se alude a ellos por su eficiencia para aterrorizar aterrorizar a los indios quienes desconocían la existencia de aquellos monstruos".[...].
   
 
9) Fray Bartolomé de las Casas: Aunque no pertenezca a la hitoria de Canarias, incluyo el siguiente párrafo, como ejemplo que de la palabra lebrel se hacía:
"Y porque toda la gente que podía se encerraba en los montes y subía a las sierras, huyendo de hombres tan inhumanos, tan sin piedad y tan feroces bestias, extirpadores y capitales enemigos del linaje humano, enseñaron y amaestraron lebreles, perros bravísimos que en viendo un indio lo hacían pedazos en un credo, y mejor arremetían a él y lo comían que si fuera un puerco. Estos perros hicieron grandes estragos y carnicerías".


10) Dominik Josef Wölfel (1888-1963): Antropólogo austriaco, autor del libro "Monumenta linguae Canariae" 1965.:
"Hemos seguido la imagen del párrafo de Abreu en la dirección haguayan ABR, haguanran TORRIANI, "perro" y hemos dejado el análisis del nombre propio para otra ocasión. Como éste es un sustantivo compuesto, la confrontación de la palabra para denominar al "perro" está asegurada. En el párrafo citado hemos supuesto la relación de -hagua: haguayan como la de singular y plural, pero tenemos que admitir que ello se contradice con el antónimo de la traducción y que agrehagua tal vez se trate de una escritura truncada. La terminación es siempre idéntica, incluso en las malas copias de manuscritos.
La reproducción de la fonética de los nombres propios es más o menos idéntica en los tres tipos de interpretación de los autores, ABREU : IMPRESUM, GEORGE GLAS y JOSÉ VIERA Y CLAVIJO, entre ellos y con TORRIANI(puede leerse garcagua) , siendo en este último indudable que la c es una errata y la forma correcta debe ser gare...(es decir, una h muda). Reducimos hagwa, hawa: agwa, awa que tiene que significar "perro" o "perros" y solamente nos queda la explicación del primer elemento del compuesto gare-, gara-.
Lor utilizó la interpretación de guan como "hijo" para explicar el nombre como garehaguan "hijo de perro" . ésto contradice completamente a GALINDO que dice exactamente que parte del nombre significa "perro". Por entero es satisfactoria la explicación del nombre de JUAN ÁLVAREZ DELGADO garehagua "perro furioso" = gare-hagway "furioso perro". Si yo añadiese algo sólo contribuiría a debilitar esta explicación.
La explicación de ABERCROMBY es magnífica: " en este caso [entre los perros] gara podría ser gar (Demnat, Kab.) "Entre, en medio", gari Zenaga "entre" (y en otros dialectos bereberes). pero MARÍN DE CUBAS explica la palabra con el significado de " furioso como un perro"... En este caso cf. gar "furioso" (Demnat) es uno de los escasos adjetivos en bereber que están delante del sustantivo. Es una pena que el autor no se quedara con la primera y correcta explicación. El testimonio de MARÍN DE CUBAS tendría que retroceder hasta ABREU. No sabría dar un paralelismo de los nombres de perros aquí citados para lenguas similares o paralelas a la Canaria. Comparaciones sobre otros aspectos ya las he dado en diferentes estudios."
"Hemos explicado esta palabra (tibicena) y el nombre propio derivado en el citado párrafo y referido a la palabra bereber abeinus/ibinas, fem: tabeinust/tibinas "perro de mala raza" Ah.Fouc. Aquí tenemos el único nombre de perro canario que, con toda certeza es similar a uno bereber".
     
   

11) Leonardo Torriani (1560). Escribe una obra titulada "Descripción de las islas Canarias":
"Tibicena en su lengua quiere decir perro".
"[En La Palma] adoravano il demonio in forma di cane, detto appresso di loro haguaran".


12) George Glas: (El aguayan es "un perro").
     
   

13) Fray José de Sosa (1646), escribió la "Topografía de la Isla Afortunada de Gran Canaria"(1678), se encuentra en la sociedad La Cosmológica de Sta. Cruz de La Palma:
"El entretenimiento más noble de los más principales era la cassa y pesca.
El mesmo Rei guanarteme era el que más la usaba. Para esto criaban ligeríssimos perros de mano y animosissimos hurones domando y amarrando los mexores que cogían en los montes de donde se criaban salvajes, y aun hasta (oy hay) de estos hurones en estas islas en algunas partes".




14) Mª Margarita Ruíz-Gómez de Fez y otros: "Estudio de los ajuares funerarios de Tenerife" publicado en las actas del I Congreso Internecional de Estudios sobre Momias de 1992, a cargo del Museo Arqueológico y Etnográfico de Tenerife:
"Ya ha quedado señalado el carácter natural y fortuito del enterramiento, cueva o grieta natural, y la adecuación de la misma como necrópolis, se limita a la construcción de un muro de piedra seca y sin trabajar que sella la entrada. Ésta parece ser toda la respuesta cultural que utiliza el guanche de protección a sus muertos frente a la acción carroñera de los animales, principalmente perros. Espinosa (1980[1594])cita que después de la batalla de La Laguna los castellanos " hallaban (a los guanches) de ciento en ciento muertos y comidos de perros". Por otra parte, las investigaciones llevadas a cabo en el "proyecto CRONO" han demostrado la existencia de huellas claras de animales carroñeros, posiblemente perros, en húmeros, fémures y otros huesos de varios yacimientos (Rodríguez Martín, com.oral,1992)".
     
   


15) Rafael González Antón y otros: " El ganado, la leche y los productos lácteos entre los guanches" dentro del mismo I Congreso(1992):
"El perro - llamado Cancha - era utilizado en tareas de pastoreo sirviendo, además, como alimento como ha quedado demostrado en los yacimientos arqueológicos de Guarguacho, San Miguel ( Diego Cuscoy,1979 ); Don Gaspar,Icod(Arco Aguilar 1985); Las Palomas, Icod (Arco Aguilar et al 1988);Los Cabezazos, Tegueste ( Diego Cuscoy 1975)".




16) René Verneau "documentación sobre las costumbres de S. XIX":
"Los conejos salvajes, tan abundantes en ciertos parajes [de Lanzarote] que un hombre acompañado de un buen perro podía matar a golpes de palo más de cien en un día".



17) Constantino Criado y Pablo Atoche: " Estudio Geoarqueológico del yacimiento de El Bebedero (S. I a.C. A XIV d.C; Lanzarote, Islas Canarias)".
[...]
"En el se han encontrado restos de cuatro especies de animales domésticos: Oveja(Ovis aries), cabra(Capra hircus), cerdo(Sus scrofa porcus), y perro(Canis familiaris).[...]
"Los restos de fauna doméstica son extremadamente numerosos, y con un porcentaje abundantemente alto con respecto a la fauna silvestre. Se trata sobre todo de cabras y ovejas y en menor medida de cerdos y perros."[...].





18) Joaquín Meco Cabrera: Escribió " Los ovicaprinos de Villaverde, Diseño paleontológico y marco paleoambiental" , estudia la estratigrafía de la Cueva del LLano en Villaverde, Fuerteventura, recogiendo en ella restos de perros, como podemos leer en el siguiente párrafo:
"Nivel 4. Ocupación humana y construcciones. Relleno arcilloso de 10 a 30 cm de potencia. Enterramiento humano de un adulto y un niño, cerámicas, industrias líticas, óseas, restos de alimentación a base de recursos marinos(foca, tortuga, peces y moluscos) y restos de mamíferos domésticos (perro, cerdo, cabra y oveja).(Sedimentología de A. Lomoschitz)".




19) F.E. Zeuner (1958:33). En la recensión de E. Serra Rafols sobre el trabajo de F.E. Zeuner "Some domesticated animals from the prehistoric site of Guayadeque" Revista de Historia T. XXVII, nº 135-136 pp. 419-420, se refiere a la fiereza de los perros canarios que F.E. Zeuner la relaciona con la raza denominada bardina. Estos especímenes, se caracterizan, no sólo por su gran tamaño, sino por su color gris averdosado que se reparte por el cuerpo en rayas atigradas y que se emparentaría con uno de los dos tipos estudiados por él, diferenciándose - entre otros rasgos - por poseer una cabeza más ancha".
     
   
20) Mª del Carmen del Arco Aguilar (profesora de Historia de la Universidad de La Laguna), tiene numerosos escritos sobre los aborígenes canarios. En un libro junto a J. F. Medero Navarro, encontramos:
"En el desarrollo de la actividad pastoril, el perro cancha en Tenerife y haguayan en La Palma, cumpliría una función importante, identificándosele en ocasiones, como animal sacrificado, que en necrópolis ubicadas en rutas o campos de pastoreo, Constatado arqueológicamente en Tenerife y Gran Canaria, se ha podido reconocer en ésta (Guayadeque) dos subespecies, una de tamaño medio semejante a un dingo australiano, y otra con acusadas diferencias en el cráneo, mucho más ancho en la región facial. Por otro lado, su localización como detritus alimenticio en los yacimientos de habitación y la información etnohistórica permiten hablar de prácticas de cinofagia, semejantes a las de grupos bereberes norteafricanos".




21) Néstor Álamo (historiador grancanario)
I Symposium de las Razas Caninas Españolas 1982:
"Facilita unas referencias que aludían a la presencia de perros de guarda en La Casa de los Coroneles en La Oliva al Norte de la isla, "perros del país", se decía, que se soltaban por la noche para las tareas de vigilancia.
La importancia de estos perros se refleja en la existencia de una [Casa de los Perros] ubicada en el caserío cercano a la Casa de los Coroneles, con personal dedicado exclusivamente a los canes."[...].

22)ALFREDO MEDEROS MARTÍN (Universidad Complutense & Harvard University)
GABRIEL ESCRIBANO COBO (Universidad de La Laguna)
"Las Islas Afortunadas de Juba II.
Púnico-gaditanos y romano-mauretanos
en Canarias":
"...para Gran Canaria son la presencia de tres cráneos de perro en el
Barranco de Guayadeque (Agüímes) (Zeuner, 1958-59)".
"En Lanzarote sólo han podido ser documentados recientemente en El
Bebedero (Teguise), con cronologías quizás entre los siglos I y V d.C. (Atoche,
1995-96: 39), pero no se especifica el estrato. Sólo a partir del
siglo VIII d.C., en La Palma es detectado el perro (Canis familiaris) con
sólo 6 huesos en la fase final o estrato I del Tendal, que suponen el 0,22%
de los restos oseos del estrato I y el 0,04% de total de la cueva (San Andrés
y Sauces) (Pais, 1996: 436, 463-464), algunos de los cuales están quemados
y machacados para extraer el tuétano. Para La Gomera, en la Cueva F del
grupo 5 del Barranco de Los Polieros (Alajeró), el perro sólo aparece en el
estrato II con el 0,4% (Navarro, 1992: 61). Finalmente, para Tenerife destaca
la Cueva de Don Gaspar (Icod) (Arco, 1985: 360), donde se identificó
la presencia de perro".

23) (CASAS, 1977, 120):
"Se trajeron también los verdines o bardinos de las Canarias" (a América).
24) Víctor Grau-Bassas (Usos y costumbres de la población campesina de Gran Canaria).
"De Lanzarote y Fuerteventura vienen exelentes perros de guarda".
25) A.J.Benítez (Maffiote), [Historia de las Islas Canarias].
..."en Fuerteventura y en Lanzarote existen unos perros de buen olfato llamados verdinos, que aunque no son de presa, guay del que del que aventure en predio confiado a su custodia. En las demás islas hay otros que no van en zaga a los verdinos".
26) Luis Diego Cuscoy. "Los Guanches", publicado por el Museo Arqueológico de Tenerife, 1968:
" El hallazgo del perro junto al cadáver del amo lo hemos verificado en varias cuevas sepulcrales de Tenerife[...]Los indígenas llamaban al perro de talla reducida[...]El perro, empleado como auxiliar en las faenas de pastoreo, supervive entre los pastores modernos[...]
Sin embargo el perro de los aborígenes fue muy perseguido por los colonos. Esto dio a que el Cabildo de Tenerife ofreciese una dobla por cada cabeza de perro y dos si era hembra".
27) Telésforo Bravo. Tomo I. Goya Ediciones. S.C. de Tenerife. Canarias, 1954:
"Otro animal, el perro majorero o verdino, que existió en todas las Islas, y de cuya abundancia parece deducirse el nombre del Archipiélago, ha degenerado en la actualidad por cruzamientos con otras razas caninas[...]Eran animales de presa y los que quedan en la actualidad en Fuerteventura son de carácter pendenciero, llegando a convertirse en verdaderas fieras. Los escasos pastores que aún quedan los utilizan para guardar y recoger el ganado".
28) Ramón F. Catañeyra ,(S.XIX) "Memorias sobre las costumbres de Fuerteventura". Transcripción, prólogo, notas e índice de Francisco Navarro Artiles. servicio de publicaciones del Excmo. Cabildo Insilar de Fuerteventura. Puerto del Rosario 1991:

"Para ello antes del amanecer , se reúne un buen número de pastores y de bardinos, o (perros de pastor), en las cercanías de la raya o límite de la costa con las tierras cultivadas".



Recopilación de datos realizada por:
Beneharo Martínez y María del Mar Rodríguez.